Zig, zag, zorro!

Zig, zag, zorro!

Si lo tuyo es la adrenalina, la acción sin límites, los deportes de riesgo… entonces estás en el terreno equivocado. La bici en la ciudad no es sino un medio más de transporte, con sus derechos y obligaciones, y a la que la propia fragilidad del vehículo y de su único ocupante le obliga a adoptar una conducción tranquila y previsible por parte del resto de los usuarios de la vía.

Así pues, modera la velocidad y evita los desplazamientos en zigzag, pues si circulas haciendo el cabra lo más fácil es que seas embestido por otro vehículo y des con tus huesos sobre el duro asfalto. Recuerda que los gatos son los únicos que tienen siete vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.