Tus amigos del taller

Tus amigos del taller

Que la autogestión está de moda y además fomenta el ahorro y el desarrollo de habilidades nadie lo discute, y es por ello que muchas personas se adentran en el mundo de la mecánica para reparar y mantener sus bicicletas, bien sea por economía, por enredar con herramientas o por ambas cosas a  la vez. Es una actitud loable y enriquecedora, sin duda, pero en muchas ocasiones nos metemos en terrenos que no conocemos bien y al final acabamos enfangados y con la bici en peor estado que el que tenía antes de ponernos en faena.

Pues bien, no pasa nada si eres incapaz de cambiar una rueda o de ajustar los frenos de tu amada bicicleta. Igual que ya nadie intenta reparar su coche con sus propias manitas, no vas a ser menos ciclante que tus ciclantes amistades si llamas a tu taller más cercano y les llevas tu bici a revisar, por muy básico que sea su funcionamiento. Además, estarás contribuyendo a mantener este tipo de negocios y dispondrás de más tiempo y menos preocupaciones para ti. Eso sí, busca un taller de confianza y exige profesionalidad, factura y garantía por los trabajitos que le hagan a la reina de tu casa.

1 comentario

  1. Anónimo Anónimez

    Existen además talleres sociales que enseñan a reparar bicis. Normalmente aprendes con tu propia bici, pero también puedes aprender con bicis recuperadas de la chatarra. No tienes por que hacer “pruebas” sin supervisión. Si te sale mal, alguien del taller te podrá rescatar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.