¿Tienes prisa?

¿Tienes prisa?

Las empresas automovilísticas suelen promocionar sus coches con unos anuncios llenos de adrenalina, agresividad y velocidad, sobre todo mucha velocidad. Sus vehículos pueden alcanzar máximos más propios de un fórmula uno y pueden maniobrar con la agilidad de una gacela pero, afortunadamente, la realidad en las ciudades es otra. Las calles no son un circuito de carreras, suelen estar atestadas de coches y cuando no lo están, menos mal, existen unas limitaciones de velocidad establecidas por las autoridades.

Así que, querido cochista impaciente, si en tu día a día sueles tener prisa para llegar al trabajo, al fútbol o al colegio de tus criaturas, he de decirte que te has equivocado de cabo a rabo en tu elección. En ciudad el vehículo más rápido es la bicicleta, sí, la bicicleta, esa misma que va tan despacito y que entorpece tu camino, y por mucho que corra tu bólido jamás podrás igualar los tiempos de los ciclantes. ¿Tienes prisa? Pues ven en bici.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.