Si llueve se puede

Si llueve se puede

Desgraciadamente, la lluvia es casi más recurrente en estas páginas que en la vida real, y si en una ocasión sacamos a la palestra cómo hemos de protegernos de ella, vamos ahora a relatar cómo hemos de circular en caso de encontrarnos con el suelo mojado. Para empezar, es aconsejable no llevar las ruedas hinchadas al máximo y así conseguiremos más agarre de los neumáticos. Esta condición la cumplimos casi siempre, ¿verdad?

En segundo lugar, y como bien apuntan los expertos y el sentido común, deberemos extremar la prudencia y disminuir la velocidad, tanto para evitar resbalones y caídas innecesarias como para poder frenar a tiempo cuando sea requerido. Y no olvidéis que las rejillas de ventilación se convierten los días de lluvia en auténticas pistas de patinaje. ¡Ánimo, que son solo cuatro gotas!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.