No seas fantasma

No seas fantasma

La verdad es que suelen ser ciertos motoristas los que nos pegan buenos sustos al adelantarnos sin dejar espacio y a toda velocidad, pero también nosotros somos susceptibles de adelantar o de ser adelantados por otras bicicletas sin las mínimas condiciones de seguridad. Es más: en nuestro caso el silencio del rodar de la bici es un aliado de la sorpresa y no es raro ver cómo una presencia aparece de repente a nuestro lado y nos sobresalta poniendo en riesgo nuestro equilibrio.

Así que, por favor, cuando vayáis en bici y pretendáis adelantar a otro ciclante, procurad avisar con tiempo de vuestra llegada utilizando el timbre o vuestra voz, indicando además por qué lado pretendéis rebasar a quien os precede: ¡Hola, paso por tu izquierda! o ¡hey, por tu derecha! son fórmulas que pondrán al otro sobre aviso y que permitirán que os cedan el paso para adelantar con seguridad y guardando siempre las distancias. Eso sí, dad el aviso con educación y suavidad, y siempre unos metros antes de estar a su altura para así evitar otro susto adicional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.