No sé de qué me hablas

No sé de qué me hablas

¿Nivel amarillo con paradas intermitentes? ¿Retenciones de no sé cuántos kilómetros a la entrada de la ciudad? ¿Media hora para recorrer 1,5 km? Los que tenemos la suerte de usar la bici en nuestros desplazamientos por la ciudad no tenemos oídos para esas informaciones, porque no nos afectan. En la bici siempre sabes cuánto vas a tardar, y el estado del tráfico influye de manera mínima en los tiempos para recorrer un trayecto de A a B (se estima que la velocidad media de la bici en una ciudad es de 12-15 km/h).

Todo lo más, y eso sí que nos afecta, es el ruido y los humos que se generan en esos atascos, y la manera de guiar nuestra bicicleta, pues tendremos que filtrarnos con sumo cuidado entre los coches, evitar zigzaguear a tontas y a locas y, llegado el caso, echar la patita a tierra para salvar los peores obstáculos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.