Libera tu espalda

Libera tu espalda

Resulta muy poco estético llegar a nuestras citas con la espalda empapada en sudor, además de poco saludable. Ni siquiera en invierno nos vamos a librar de esta humedad indeseada si nos empeñamos en llevar todo el peso a nuestra espalda. De hecho, es por esa parte de nuestro cuerpo por la que solemos desprendermos del exceso de calor que genera el ejercicio físico y, si la tapamos, produciremos una sudoración excesiva.

En el mercado existen multitud de soluciones a este problema, desde portabultos y alforjas tanto para la parte posterior como para la delantera de nuestra bicicleta, hasta cestas, carritos o bolsas integradas en el cuadro. Además, de esta manera conseguiremos bajar el centro de gravedad y nos proporcionará mucho más equilibrio al pedalear, y nuestra columna vertebral no sufrirá tanto. ¡Son todo ventajas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.