La mejor calefacción

La mejor calefacción

Los tópicos sobre la bicicleta están instalados de serie en nuestro subsconsciente y no es extraño que, ante los primeros indicios de que el frío se aproxima, guardemos la bici en el trastero y no la volvamos a sacar hasta bien entrada la primavera. Este parón invernal es absolutamente innecesario, y mucho más en ciudades en las que los rigores del invierno son tirando a suaves.

El frío no existe en la bicicleta si te preparas mínimante para ello, y decimos bien mínimamente, porque en la bici, a poco que te abrigues, es bien fácil empezar a sudar. De hecho, hay quien dice que si durante los dos primeros kilómetros de recorrido no pasas frío, es que llevas demasiado abrigo. Sigue estos sabios consejos y prueba a pedalear en invierno, y ya verás cómo es más agradable de lo que imaginas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.