La fiesta de la bicicleta. Una celebración a extinguir.

Fiesta de la bicicleta

Durante décadas se han venido celebrando en diferentes ciudades del mundo la denominada fiesta de la bicicleta; una jornada al año en la que las bicis, de manera excepcional, pueden circular sin tráfico añadido por el centro de la urbe. Nadie discute el placer de escuchar el murmullo de cientos de miles de engranajes al pedalear, o el de ver a multitud de familias con sus criaturas disfrutando de la brisa en la cara por esas grandes avenidas, pero estas celebraciones han de formar parte del pasado, y cuanto antes mejor.

Alguien estableció un acertado paralelismo de la fiesta de la bici con las Saturnales de la antigua Roma, festividades en las que los esclavos dejaban de serlo pero solamente durante el tiempo que duraba la celebración. Esta prebenda de los buenos amos fue incluso emulada por regidores como aquel Alcalde de Madrid que se atrevió a dar el pistoletazo de salida de la Fiesta de la Bicicleta tras decir algo así como: “Madrileños, disfrutad hoy de la bici, porque el resto del año no se puede. Madrid no es ciudad para bicicletas”. Por todo esto, debemos conseguir entre todos que la fiesta de la bici sea todos los días del año, con o sin tráfico añadido, con o sin alcaldes retrógrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.