Elogio de la locura

Elogio de la locura

¿De verdad estamos locos por circular con la bicicleta por nuestra ciudad? ¿Será un signo de locura el compartir la calzada con los vehículos a motor? ¿Llevar a nuestros hijos en bicicleta es un indicio de demencia prematura? ¿Realmente estamos locos o los locos son los demás?

Obviamente, cada uno puede pensar que los locos son siempre los otros, y cada uno también sus razones tendrá para discurrir así. Deberíamos pues, dejar el veredicto en manos de un observador imparcial, quizás un ave que nos contemple desde cierta altura y que más o menos atisbe imágenes como estas:

images2imagesbcn

Si con todo y con eso el pájaro sentenciara que estamos locos los que nos desplazamos en bicicleta por la ciudad, ¡bendita locura la nuestra!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.