El que ayuda a un ladrón…

El que ayuda a un ladrón...

Ya hemos tratado del cómo y con qué debes atar tu bici, y ahora vamos a ver cómo debes vender tu vieja bicicleta o comprar una de segunda mano sin fomentar el tráfico de bicis robadas. Muchas de las bicis desaparecidas acaban en las páginas de venta de artículos de segunda mano o incluso en las tiendas físicas donde se comercia con productos usados. Con este sistema los ladrones aprovechan la rapidez, el anonimato y la facilidad para desprenderse de las bicis a cambio de una cantidad de dinero generalmente bastante más baja que la de su valor en el mercado.

Exigir la factura original de la bicicleta o, en su ausencia, formalizar un contrato de compraventa entre particulares, será la única manera de realizar el intercambio de manera legal. En el contrato debe figurar la identidad de ambos intervinientes, la descripción, marca y modelo de la bici, incluyendo siempre que sea posible el número de su bastidor. De esta manera, estaremos seguros de que no estamos adquiriendo un objeto robado. Si el vendedor se niega a formalizar el contrato ya sabes lo que está pasando. Si aceptas una transacción en negro, te habrás convertido en parte de la cadena de robos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.