El enemigo público número 2

El enemigo público número 2

Ya sabemos quién ocupa el primer puesto en el ranking de enemigos de la bicicleta urbana: el uso y abuso indiscriminado del coche en los desplazamientos por la ciudad. Pero el enemigo público número 2 del ciclante es, sin duda alguna, el viento. Aunque llueva, nieve, hiele o caiga una flama de cincuenta grados a la sombra no vamos a encontrarnos con tantas dificultades para pedalear como a las que nos enfrentaremos un día ventoso.

Pedalear con el viento de cara, o de lado, va a disminuir nuestra velocidad de manera considerable, e incluso cuesta abajo tendremos que emplearnos con todas nuestras fuerzas. Además, no esperes tenerlo de aliado y que sople de popa en tu camino, porque… vayas donde vayas, y no se sabe bien por qué, siempre te encontrarás con el viento en tu contra.

Pocos consejos se pueden dar para luchar contra él, salvo el de quedarse en casa o el de utilizar otros medios de transporte alternativos. Como mucho, y en ciudad, procura trazar un recorrido que evite los espacios abiertos, las grandes plazas o las avenidas principales de tu ciudad.

3 comentarios

  1. Juanítez

    Entonces te vino Dios a ver, Santiago … :)

  2. caldelas

    La bicicleta eléctrica es tu nueva aliada para combatir el viento.

  3. Santiago

    No es cierto que el viento nunca sopla a favor. Una vez tuve viento a favor al subir la cuesta de la Vega y parecía que tenía a un gigante detrás empujando :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.