El ángulo muerto

El ángulo muerto

La visibilidad de una bicicleta es sin duda uno de sus puntos débiles a la hora de circular. El poco volumen que ocupa en la calzada nos obliga a adoptar una conducción defensiva y a aumentar al máximo nuestra previsibilidad. En el caso de los vehículos más grandes, como son los camiones y los autobuses, el problema se agrava, pues el ángulo muerto o punto ciego es mucho más amplio.

Para remediarlo, debemos mantener siempre una distancia extra de seguridad, mucho más amplia que con los utilitarios, y evitar siempre que podamos el situarnos a los lados de estos vehículos, pues podríamos quedar encerrados en el caso de un giro a la izquierda o a la derecha. Es preferible en todo momento quedarnos detrás y elegir cualquier otro vehículo de menor tamaño como compañero de trayecto. Al fin y al cabo, no tenemos prisa alguna, ¿verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.