Échame a mí la culpa

Échame a mí la culpa

Échame a mí la culpa de lo que pase y cúbrete tú la espalda con mi dolor…

Eso es lo que le podemos cantar a quienes hoy todavía se atreven a asegurar que las bicicletas causan atascos. Así pues, si alguien pretende acusarte con semejante infamia, cántale esa bonita estrofa que popularizó Albert Hammond allá en el otro mundo de los setenta. Aquí tienes la cancioncilla de marras para que te la vayas aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.