Certamen de frases manidas

Certamen de frases manidas

Si hace unos días tratábamos de los improperios que se pueden escuchar por parte de los conductores cuando circulamos con nuestras bicis, hoy toca hablar de las frases que parecen estar escritas a fuego en el inconsciente colectivo, y a las que todos los que usan la bici a diario se tienen que enfrentar más tarde o más temprano.

¿Y no te da miedo?, ¿has venido en bici con esta lluvia?, ¿y no llevas casco?, ¿no llegas sudando?… son solamente un ejemplo de estas cuestiones a las que, o bien respondemos de forma desganada con un sí o un no, o rebatimos con pasión ante la sorpresa de nuestro interlocutor, que generalmente acaba cortando nuestro discurso con un ¡jo, qué envidia!, a mí me encantaría también venir en bici al trabajo, cuando en realidad lo que están pensando es ¡uf, qué pereza todo!, y luego  nos miran con cierta condescendencia, como si no tuviéramos otra alternativa para desplazarnos por la ciudad. En fin, ellos seguirán atrapados en la irrealidad de Gátrix y nosotros a cantar aquello de Facundo Cabral que decía: “pobrecito mi patrón, piensa que el pobre soy yo”.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.