Bicicleta y alcohol son incompatibles

Bicicleta y alcohol son incompatibles

Aunque reclamemos la condición de vehículo para las bicicletas, en ocasiones barremos para casa y pensamos que sí, que es un vehículo, pero no tan peligroso como un coche. Efectivamente, causar un accidente con la bicicleta pocas veces tiene consecuencias fatales para los demás, pero el propio ciclante puede salir muy mal parado, lleve o no lleve casco.

Por eso, y más allá de la prohibición de circular bajo los efectos del alcohol y de las drogas, y obviando la multa que te puede caer por ello, has de saber que pedalear en esas condiciones disminuye tus reflejos y tu conducción se ve seriamente afectada. Si vas a beber o si ya has bebido, vuelve a patita o utiliza el transporte público. Saldrás siempre ganando.