Acabemos con el cicleatonismo

Acabemos con el cicleatonismo

Con la excusa del miedo causado por el tráfico rodeado, algunas personas se lanzan con su bici por las zonas peatonales sin importarles el miedo de los peatones que por ellas caminan. Es sin duda una actitud ejemplar esta de trasladar tu propio miedo al eslabón más débil de la cadena. También los hay quienes se pasan de la calzada a la acera y de la acera a la calzada según les convenga, y para ellos se ha acuñado el término cicleatón.

Hay cicleatones que, incluso, se atreven a pegar un timbrazo a los peatones que obstaculizan su camino, y ay de aquel que se atreva a recriminarles su actitud. Lo curioso es que gran parte de estas personas aparentemente incívicas creen que están circulando de acuerdo a las normas, y lo creen unas veces por ignorancia y otras veces por la desinformación producida por los medios de comunicación, pues muchos han oído o les han contado que por aceras de no sé cuantos metros se puede circular por la bici. Mentira y de las gordas; no se puede. La bici es un vehículo más y su lugar es la calzada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.